Instituto de FP Virgen de la paloma

Está usted aquí: Actividades --> Xiloteca

Minixiloteca. Algunas especies de madera más usadas en España

  • Breve introducción

    En el mundo existen más de 16.000 maderas, de ellas sólo tienen caracter comercial unas 2.000 y de éstas se comercializan habitualmente unas 400. Muchas de estas especies solamente se utilizan en sus países de origen y son prácticamente desconocidas en el resto del mundo.

    Dado que la madera es un producto natural, heterogéneo, anisótropo e higroscópico que procede del tronco y las ramas de los árboles, cada trozo de madera tomada de un mismo árbol, o incluso de una misma tabla, será diferente. Puede tener la misma resistencia y color, pero no tendrá la misma disposición del grano. Es esta diversidad de caracteres, de resistencia, de color, de aptitud para trabajarla e incluso de perfume (existen muchas maderas con un olor característico, por ejemplo el cedro, la sabina etc.) lo que hace que la madera resulte tan atrayente. El trabajo con la madera es todo un proceso de aprendizaje y cada trozo constituye un auténtico reto para las habilidades de quien la trabaja. Solamente se pueden apreciar en su totalidad las propiedades de la madera manipulándola y experimentando el modo en que se comporta.

    - La heterogeneidad y anisotropía de la madera son producto de su constitución, ya que sus células pueden tener naturaleza y forma muy variables.
    - La higroscopicidad es una propiedad de la madera por la cual absorbe y expulsa la humedad según las circunstancias que la rodean.

  • Coníferas
  • Pino silvestre

    La madera tiene albura blanco-amarillenta y duramen pardo-rojizo; es compacta, resistente, con anillos de crecimiento y fácil de trabajar; es probablemente la madera comercial más utilizada, a pesar de ser de calidad algo variable, empleándose en ebanistería, carpintería, construcción, industria del contrachapado, para cajas de embalaje, fabricación de barcos, etc. También constituye un excelente combustible. Uno de los pinares más notables de esta especie, que suministra una madera de excelente calidad, es el de Valsaín en Segovia.

    Las yemas o cogollitos tiernos de esta especie, denominados a veces erróneamente yemas de abeto, se emplean como medicinales por sus propiedades balsámicas, para tratar las afecciones de las vías respiratorias; también como diuréticas, en forma de infusión. La pez obtenida quemando sus troncos y astillas en una peguera (hoyo donde se quema leña de pino para sacar de ella alquitrán y pez) adecuada se administra en forma de pomada contra la dermatosis (psoriasis, eczemas) y también se considera un buen antiséptico y anticatarral. Sus ramas tiernas son ramoneadas por el ganado, empleándose a veces sus hojas (pinocha) como forraje en las épocas más duras del invierno.

    Se cría en las laderas y cumbres de las montañas, casi siempre por encima de los 1.000 m. y hasta los 2.000, pero descendiendo en el norte hasta por debajo de los 500 m.; su óptimo lo alcanza a los 1.500 m. Es un árbol que puede medir hasta 30 m. o más de altura, con copa cónica en los ejemplares jóvenes y aovada, redondeada, aplanada o fuertemente irregular, especialmente en las cumbres y ventisqueros, en los de más edad. Tronco derecho, cilíndrico o retorcido y tortuosos por la acción de la nieve o el viento; la corteza se desprende en la parte alta del tronco en delgadas láminas apergaminadas de color anaranjado o pardo-rojizo, lo que hace muy fácilmente identificable a este pino, aun a grandes distancias.

    LÓPEZ GONZÁLEZ, G. (1982). La guía de INCAFO de los árboles y arbustos de la península Ibérica. INCAFO. Madrid.

  • Pino silvestre
  • Pino de Oregón

    El color de la madera varía del blanco al blanco crema o al blanco rojizo y el del duramen varía considerablemente desde el amarillo o amarillo rojizo claro en los árboles con anillos de crecimiento estrechos hasta el rojo anaranjado o rojo oscuro en los árboles con anillos de crecimiento anchos. La madera de albura está claramente diferenciada. Los anillos de crecimiento están muy marcados por los cambios bruscos de color entre la madera de primavera y la de verano. Los radios leñosos son visibles en los cortes radiales.

    La fibra generalmente es recta, aunque también puede ser ondulada o en espiral. El grano varía de medio a basto o grueso. Tiene canales resiníferos y numerosas bolsas resina. La madera recién cortada tiene un olor característico, pero distinto al de los pinos. La madera procedente de las plantaciones de europa presenta propiedades bastante diferentes. Es una madera ácida y en medios o condiciones húmedas puede corroer los metales. Puede provocar irritaciones en la piel de algunas personas.

    Se encuentra en Norteamérica y se ha introducido su cultivo en el Reino Unido, Nueva Zelanda y Australia. Sus masas forestales, su producción y su exportación son importantes. La madera está clasificada como medianamente durable o poco durable frente a la acción de los hongos y sensible a los cerambífidos, a los anóbidos y a las termitas.

    El aserrado se realiza sin dificultad, aunque la resina puede embotar ligeramente las sierras. Presenta buenas aptitudes para la obtención de chapa por desenrollo y mediante corte a la plana. El mecanizado no presenta dificultades, salvo el de la procedente de Europa, que es en general más dificil de trabajar debido a la gran presencia de nudos duros. Se recomienda trabajar con los útiles muy afilados.

    GUINDEO CASASÚS, A. GARCÍA ESTEBAN, L. (1997). Especies de maderas. AITIM. Madrid.

  • Pino Oregón
  • Abeto

    El color de la madera varía entre blanco y blanco-rosado pálido con un aspecto mate. La madera de albura no se distingue del duramen. Los radios leñosos apenas se ven sobre el corte radial y son claros sobre fondo mate. Los anillos de crecimiento son estrechos y visibles, con poco contraste entre las zonas de primavera y verano. La fibra es recta y el grano es fino. La madera verde tiene un ligero y desagradable olor a rancio. Se raja con mucha facilidad y contiene muy poca resina.

    La madera está clasificada como poco durable frente a la acción de los hongos, sensible a los cerambífidos, a los anóbidos y a las termitas. La madera de albura es sensible al azulado.

    El aserrado es fácil y la resina no ocasiona problemas. Presenta buenas aptitudes para la obtención de chapa tanto por desenrollo como mediante corte a la plana, pero no se suele realizar a escala industrial. El mecanizado no presenta problemas pero se recomienda trabajar con los útiles muy afilados. El encolado no presenta problemas. Su clavado y atornillado es delicado ya que las piezas con poco grueso tienden a fendarse en los extremos y su resistencia al arranque es baja; se recomienda separar bastante los clavos y tornillos entre sí y no alinearlos en el sentido de la fibra. Admite bien los productos de acabado (barnices, tintes, barnices de poro abierto y pinturas), pero no los absorbe de forma uniforme y las superficies quedan con distinta intensidad de tono o color.

    Su madera era muy apreciada por griegos y romanos para construir barcos. Siglos más tarde, en la época de mayor auge de nuestra marina, los troncos de abeto eran muy demandados para utilizarlos como mástiles de navíos. Con esta madera se fabrican las tapas superiores de las guitarras, violines, pianos y otros instrumentos musicales. También se utiliza su trementina y las yemas. Destilando la trementina se obtiene la esencia, el aguarrás de abeto, que contiene diversos hidrocarburos.

    Se encuentra en las zonas montañosas del centro y del sur de Europa (Pirineos, Alpes, Vosgos, Cárpatos, etc) y en las llanuras del norte de Europa. En España se haya confinada en la región pirenaica desde Navarra hasta Gerona y Barcelona. Sus masas forestales y producción son estables.

    GUINDEO CASASÚS, A. GARCÍA ESTEBAN, L. (1997). Especies de maderas. AITIM. Madrid.

  • Abeto
  • Cedro

    El color de la madera de albura es blanco amarillento y el del duramen es parduzco claro, algo amarillento, que tiende a oscurecerse con el paso del tiempo. La madera de albura está claramente diferenciada. Los anillos de crecimiento son visibles y están bien marcados. Los radios leñosos son visibles, finos y numerosos. La fibra suele ser recta y el grano varía de fino a medio. Tiene un olor muy característico muy intenso. Tiene canales resiníferos y presenta bandas traumáticas de oleoresinas. Es una madera muy nudosa. En la madera en rollo se puden producir acebolladuras.

    Su durabilidad natural está clasificada, de forma general, como bastante buena. La madera de albura es sensible a los insectos xilófagos y a los hongos. En otras especies, por ejemplo en el Cedro del Atlas el olor de la madera aleja a los insectos, por lo cual no la atacan.

    El aserrado es fácil, pero la resina puede embotar las sierras. El desafilado de las sierras es normal. El mecanizado se realiza sin dificultad aunque pueden originarse problemas por la presencia de nudos y por la presencia de resina. Es una madera difícil de encolar. El clavado y atornillado no presentan problemas. Su contenido de resina puede originar problemas durante el acabado.

    Se encuentra en la cordillera del Himalaya, desde Afganistán hasta Nepal. El Cedro del Atlas es originario del norte de África y se encuentra en los montes del Atlas, en Marruecos y en Argelia.

    Nota: El Cedro del Himalaya junto con el Cedrus libani Loud (Cedro del Líbano, que procede de Oriente Medio) y el Cedrus atlantica Manneti (Cedro del Atlas que procede del norte de África) reciben el nombre comercial de "cedro" o "cedros verdaderos".

    GUINDEO CASASÚS, A. GARCÍA ESTEBAN, L. (1997). Especies de maderas. AITIM. Madrid.

  • Ciprés
  • Ciprés

    El color de la madera de albura es amarillo claro y el del duramen tiene un tono rosado o es de color tabaco claro cuando envejece. La madera de albura está claramente diferenciada. Los anillos de crecimiento son visibles, en los que contrastan las zonas de primavera, con un color claro, frente a la de verano que tiene un color más pardo o rojizo. La fibra suele ser recta, aunque presenta irregularidades debido a la presencia de gran cantidad de nudos. El grano es fino.

    Es una madera aromática de olor fuerte y persistente. No tiene canales resiníferos. Es una madera muy nudosa. Esta considerada como imputrescible e inatacable por los insectos y por los hongos. Como ejemplo de durabilidad de esta madera se suele citar una puerta de Constantinopla, colocada en tiempos de Constantino el Grande y que se hallaba en perfectas condiciones de uso 1.100 años despúes.

    El aserrado es difícil debido a la elevada presencia de nudos y a la frecuente irregularidad de las trozas. Se puede obtener chapa mediante corte aunque tiene el inconveniente de la gran cantidad de nudos que presenta. La chapa presenta figuras que son apreciadas por la industria del mueble. El mecanizado es delicado debido a los posibles defectos de su fibra, a que se astilla fácilmente y a que se producen arranques de fibras. El encolado y acabado no presentan problemas. En el clavado y atornillado requiere realizar taladros previos para evitar que la madera se raje.

    Es una especie originaria de Asia Menor, pero que se ha extendido por toda la zona mediterránea.

    Nota: El origen de la palabra ciprés proviene de la isla griega Kypros (isla de Chipre), y que a su vez probablemente procede de la voz semítica Koper, que significa resina.

    GUINDEO CASASÚS, A. GARCÍA ESTEBAN, L. (1997). Especies de maderas. AITIM. Madrid.

  • Ciprés
  • Pino laricio

    El color de la madera de albura es blanco amarillento y el del duramen es rojo pálido. La madera de albura está claramente diferenciada. Los anillos de crecimiento son visibles. Presenta numerosas vetas en las cara radiales y tangenciales semejantes a las del pino silvestre, pero con un color más oscuro. La fibra es recta y el grano varía de fino a medio.

    Tiene un fuerte olor a resina. Presenta numerosos canales resiníferos, principalmente en la zona de paso entre la madera de primavera y la de verano, que la convierten en muy resinosa.

    El aserrado es muy parecido al del pino silvestre y al igual que este se realiza sin dificultad utilizando los equipos convencionales. El mecanizado se realiza fácilmente, sus nudos son menos duros que los del pino silvestre pero más adherentes. La resina puede embotar los útiles, provocar un calentamiento excesivo y un desafilado más rápido de los mismos. El encolado y acabado no presentas problemas, sólamente las piezas con mucha resina pueden presentar dificultades. Se recomienda utilizar colas alcalinas (caseína) o colas de resorcina y encolar y aplicar los productos de acabado sobre superficies recién cepilladas. El clavado y atornillado no presenta problemas y tienen buena resistencia al arranque.

    Se encuentra en el sur y en el centro de Europa, y se ha introducido su cultivo en el Reino Unido.

    GUINDEO CASASÚS, A. GARCÍA ESTEBAN, L. (1997). Especies de maderas. AITIM. Madrid.

  • Pino laricio
  • Frondosas
  • Haya

    Es una especie europea, que domina mucho más en el occidente que en el oriente (dominio floral: Eurosiberiano occidental. Su límite meridional se encuentra en Montejo de la Sierra en la cuenca alta del río Jarama, entre Madrid y Guadalajara, y el septentrional en el paralelo 60), en España las masas más importantes se encuentran en Navarra, en los montes de lrati y Valle de Salazar, y algo en Asturias. Sus masas forestales son estables, su producción y exportación son importantes.

    Su color varía de un blanco anaranjado a un rosado, no se diferencia la madera de albura y duramen. Su fibra es recta y el grano es fino.

    Presenta buenas aptitudes para su curvado, aunque esta propiedad depende de la posición de la madera dentro del árbol. Se curva mejor la madera de la base que la de las partes altas y la de la periferia mejor que la del corazón.

    La madera está clasificada como no durable frente a la acción de los hongos y sensible a los insectos, a las termitas y a los xilófagos marinos.

    Se usa para carpintería interior, mobiliario y ebanistería, muebles curvados, chapas para recubrimientos decorativos, mangos de herramientas, juguetes, instrumentos musicales, clavijas.

    El nombre científico, Fagus, deriva del griego fagos o phagos que significa comilón, alusión a los hayucos (el fruto) que son muy nutritivos: contienen hasta un 43% de aceite, pero perjudican al hígado; en cambio, el aceite es comestible, de sabor dulce, parecido al de avellanas. Este aceite tuvo interesantes aplicaciones como aceite de alumbrado.

    GUINDEO CASASÚS, A. GARCÍA ESTEBAN, L. (1997). Especies de maderas. AITIM. Madrid.
    LÓPEZ GONZÁLEZ, G. (1982). La guía de INCAFO de los árboles y arbustos de la península Ibérica. INCAFO. Madrid.

  • Haya
  • Cerezo

    Se encuentra en toda Europa, incluyendo a las Islas Británicas, en la parte oriental de Asia y en el norte de África.

    El color de la madera de duramen es rosado pálido-marrón y el de su albura es más claro. La madera de albura está claramente diferenciada. Los anillos de crecimiento están bien diferenciados. Presenta un veteado lustroso. La fibra es recta. El grano es fino.

    Presenta buenas aptitudes para su curvado, aunque esta propiedad depende de la posición de la madera dentro del árbol. Se curva mejor la madera de la base que la de las partes altas y la de la periferia mejor que la del corazón.
    Entre sus aplicaciones se citan la fabricación de tableros contrachapados y la obtención de chapas decorativas. En el mecanizado, el desafilado de los útiles es normal. En el cepillado se recomienda un ángulo de ataque de 20º. Presenta buenas aptitudes para el curvado. El encolado, clavado y atornillado se realizan sin dificultad. La madera que procede de la raíz es muy estimada para aplicaciones decorativas. Está clasificada como moderadamente durable o no durable frente a la acción de los hongos y medianamente resistente o poco resistente frente a los insectos.

    GUINDEO CASASÚS, A. GARCÍA ESTEBAN, L. (1997). Especies de maderas. AITIM. Madrid.

  • Cerezo
  • Roble

    El color de la madera de duramen varía del marrón-amarillo claro al marrón y el de la albura es un poco más claro. El americano varía, en la madera de albura, del crema al marrón claro y el del duramen del marrón amarillo pálido al marrón pálido u oscuro, que a veces puede tener una tonalidad rosada.

    Ha sido muy utilizada en las catedrales góticas de Francia, Alemania e Inglaterra, en dónde se conserva admirablemente bien. En otro tiempo también fueron famosos los robledales que la marina Española tenía para la construcción naval (en los siglos XVII y XVIII se requerían 2.000 troncos para la construcción de un navío de línea y 1.200 para una fragata).

    El nombre específico elegido por Linneo para esta especie, robur, lo empleaban los romanos para designar a los robles y a cualquier tipo de madera dura y de gran solidez, e incluso para referirse a la fortaleza y constancia de ánimo. La madera de este roble es de grano fino, con anillos de crecimiento bien marcados, bastante pesada, muy resistente a la putrefacción aun dentro del agua y adecuada para pulimentar; de innumerables usos, ha servido en los edificios históricos como madera estructural y ornamental, para la construcción de las grandes flotas de guerra y pesca, en carpintería, ebanistería y tornería.

    Es clásica su utilización para las duelas de los toneles y barricas de vino y licores (whisky, coñac, etc.); tiene también importancia en la fabricación de muebles, contrachapados, entarimados y botes de pesca. Es una de las muchas maderas de las que se afirma sirvieron para construir el Arca de Noé, tal es su tradición en la construcción naval. Como las demás especies de este género, el carvallo es bueno para quemar, produce un buen carbón, la corteza se ha empleado como curtiente y las bellotas para alimentar a los cerdos en montanera.

    Es un árbol de larga vida, que puede superar el millar de años y tarda en florecer hasta 40 ó 50 años; muy apreciado en el norte, se ha convertido en símbolo del pueblo vasco a través del famoso árbol de la Casa de Juntas de Guernica (Gernikako arbola), muerto en 1811, bajo cuyas ramas se celebraban las reuniones y asambleas de representantes.

    GUINDEO CASASÚS, A. GARCÍA ESTEBAN, L. (1997). Especies de maderas. AITIM. Madrid.
    LÓPEZ GONZÁLEZ, G. (1982). La guía de INCAFO de los árboles y arbustos de la península Ibérica. INCAFO. Madrid.

  • Roble
  • Olmo

    El color de la madera de albura es blanco y el del duramen es pardo oscuro. La madera de albura se diferencia muy bien de la del duramen cuando está verde. Los anillos anuales de crecimiento son visibles. Los radios leñosos son visibles en los despieces radiales y tienen forma de espejuelos. La fibra es irregular, pudiendo ser recta o entrelazada. El grano es basto.

    Es una madera que se seca fácil y rápidamente aunque presenta riesgos de que se produzcan deformaciones, de que aprezcan fendas. El aserrado es difícil, con tendencia a pinzar las sierras. El mecanizado también es difícil. Los útiles de corte deben de estar muy bien afilados. Presenta buenas aptitudes para el curvado. El encolado y acabado no presentan problemas. El clavado y atornillado es difícil. La madera está clasificada como poco durable frente a la acción de los hongos y sensible a los anóbidos y a las termitas.

    Se encuentra de forma espontánea en el centro y en el sur de Europa, en Asia Menor y en el extremo septentrional de África. Esta especie se ha cultivado desde tiempos remotos por lo que es difícil precisar sus límites geográficos. En España se encuentra en ambas Castillas, en Andalucía, en Extremadura y en Aragón. Prácticamente ha desaparecido en toda Europa debido a los ataques de la grafiosis y la galeruca.

    GUINDEO CASASÚS, A. GARCÍA ESTEBAN, L. (1997). Especies de maderas. AITIM. Madrid.

  • Olmo
  • Arce

    El color de la madera de albura es blanco o amarillo claro. La madera de albura no se diferencia del duramen. Los radios leñosos son visibles y aparecen en forma de rayas muy finas y decorativas. La fibra puede ser recta u ondulada. El grano es fino.

    Se seca bien al aire, pero se pueden producir alteraciones de color y manchas (azulado). Se recomienda secarlo en cámara con bajas temperaturas. Si el secado se realiza muy rápidamente la madera conserva su tonalidad blanca, por el contrario si se realiza lentamente adquiere una tonalidad ligeramente marrón y además presenta la desventaja del marcado de las "sombras" de los rastreles. La madera secada mediante este procedimiento lento se comercializa bajo la denominación de "arce envejecido" (weathered sycamore). La madera está clasificada como no durable frente a la acción de los hongos y sensible a los anóbidos y a las termitas.

    Presenta buenas aptitudes para la obtención de chapa mediante corte a la plana. El mecanizado puede presentar algunos problemas debido a la fibra entrelazada y se aconseja reducir el ángulo de las cuchillas a 15º. El desafilado de los útiles es normal. Presenta muy buenas aptitudes para el curvado al vapor. El encolado, clavado y atornillado no presenta problemas. Sus propiedades mecánicas son parecidas a las del roble.

    Se usa para recubrimientos decorativos, mobiliario y ebanistería, carpintería interior: suelos, tornería.

    Se encuentra en el centro de Europa y en el oeste de Asia. Se introdujo en las Islas Británicas en el siglo XV.

    GUINDEO CASASÚS, A. GARCÍA ESTEBAN, L. (1997). Especies de maderas. AITIM. Madrid.

  • Arce; Maple
  • Fresno

    El color de la madera es blanco nacarado que a veces puede ser rosado. En esta especie no se distingue entre la madera de albura y duramen. La fibra es recta y el grano basto. Presenta buenas aptitudes para el curvado.

    Los fresnos se cultivan frecuentemente como árboles ornamentales. Su madera es resistente y elástica, con dibujo por los anillos de crecimiento. Suministra una excelente leña y carbón, sirviendo además sus hojas de alimento al ganado, por lo que es frecuente el desmoche o descabezado de los fresnos, hábito que les da un aspecto muy característico con la parte superior del tronco engrosada y ramas jóvenes y delgadas.

    La principal aplicación de la madera antiguamente era para fabricar carretas. Su raíz es muy estimada en ebanistería por las hermosas aguas que presenta. Los romanos castigaban con rigor la corta o el incendio de esta especie que, por sus cualidades insuperables de tenacidad, dedicaban a la construcción de armas de guerra, como las catapultas.

    Las hojas se han empleado como medicinales, gozando de propiedades diuréticas y antirreumáticas; en infusión se consideran efectivas en la artritis y crisis de gota. También se han utilizado como laxantes. Su acción parece ser debida a derivados polifenólicos. En otros tiempos la corteza de fresno tenía reputación como tónica y febrífuga, pero no se usa en la actualidad. Una propiedad curiosa es la que atribuye Quer a sus semillas que, bien maduras, secas, reducidas a polvo y tomadas con vino, servirían para «enflaquecer».

    Se usa para mangos de herramientas, chapas para recubrimientos decorativos, artículos deportivos, suelos, piezas curvadas, ebanistería.

    Se encuentra por todo Europa, en el norte de África y en el este de Asia.

    GUINDEO CASASÚS, A. GARCÍA ESTEBAN, L. (1997). Especies de maderas. AITIM. Madrid.
    LÓPEZ GONZÁLEZ, G. (1982). La guía de INCAFO de los árboles y arbustos de la península Ibérica. INCAFO. Madrid.

  • Fresno
  • Nogal americano

    El color de la madera de albura varía del blanco al marrón amarillento y el del duramen es pardo rojizo o de color chocolate. En el mercado aparece generalmente oscurecida por los tratamientos con vapor o teñida para igualar el color de la albura al del duramen. A veces puede presentar tonalidades violáceas. La madera de albura está claramente diferenciada. Los anillos de crecimiento son visibles a simple vista, diferenciándose la madera de verano de la de primavera.

    La fibra generalmente es recta, aunque en ocasiones puede ser ondulada. El grano es basto. Cuando se mecaniza emite un olor suave característico. El polvo que se produce es muy irritante y provoca estornudos y hemorragias nasales. Son características las figuras obtenidas de las horquillas, nudos y tocones.

    La madera está clasificada como medianamente durable frente a la acción de los hongos y los insectos excepto la de albura que es sensible a los insectos. Presenta buenas aptitudes para el curvado.

    Aplicaciones: Chapas para recubrimientos decorativos, tableros contrachapados, ebanistería y mobiliario, carpintería interior, construcción naval, instrumentos musicales, tornería y talla.

    Su lugar de origen es el este de Estados Unidos y Canadá.

    GUINDEO CASASÚS, A. GARCÍA ESTEBAN, L. (1997). Especies de maderas. AITIM. Madrid.

  • Nogal americano
  • Nogal español

    El color de la madera de albura varía del gris al marrón claro y el del duramen del marrón grisáceo al grisáceo. Con frecuencia presenta vetas de color muy oscuro con tendencia hacia el color negro. La madera de albura está claramente diferenciada. Los radios leñosos aparecen en líneas más o menos discontinuas de color blanquecino, pero son difíciles de apreciar. Los anillos de crecimiento, aunque destacan a simple vista, están poco marcados. La fibra normalmente es recta, pero a veces puede ser ligeramente ondulada. El grano es grueso o basto. Por cocción adquiere una bonita tonalidad rojiza a la vez que se resalta el veteado. La corteza es rica en taninos que se utiliza como curtientes para teñir.

    El nombre del género deriva del latín jovis glans: bellota de júpiter, pues así lo llamaban los romanos. Se trabaja fácilmente, admite bien el pulimento y es de exclente acabado y muy decorativa, por lo que es muy apreciada en ebanistería. Las hojas del nogal son hipoglucemiantes y las toman por ello los diabéticos, en forma de infusión, para disminuir la cantidad de azucar en la sangre.

    Es una madera fácil de mecanizar. A veces puede aparecer repelo durante su cepillado. Presenta buenas aptitudes para su curvado. El encolado no presenta problemas, pero deben evitarse las colas alcalinas (como las de caseína) que son susceptibles de reaccionar con los taninos y provocar manchas. Se clava y atornilla sin dificultad. La madera está clasificada como medianamente durable frente a la acción de los hongos y sensible a los anóbidos, los lictidos y las termitas.

    Se emplea para contrachapados, como madera maciza en ebanistería de lujo, para las culatas de los fusiles y escopetas, carpintería interior: revestimientos, puertas, suelos, frisos, molduras, escaleras. También en artesanía de objetos pequeños. No se utiliza al exterior debido a su mediana durabilidad.

    Se encuentra en el sudeste de Europa (España, Francia, Italia, Yugoslavia, Grecia, Bulgaria), en el oeste de Asia (Turquía, Armenia, norte de Persia), en el noroeste de la India y en el Himalaya. Es un árbol muy difundido desde la antiguedad debido a sus frutos y a su valiosa madera, por lo que es común también en regiones templadas de Europa, Asia y norte de África. En españa se extiende por todas las regiones, principalmente en Galicia, Aragón, Cataluña, Andalucía y la Alcarria.

    GUINDEO CASASÚS, A. GARCÍA ESTEBAN, L. (1997). Especies de maderas. AITIM. Madrid.
    LÓPEZ GONZÁLEZ, G. (1982). La guía de INCAFO de los árboles y arbustos de la península Ibérica. INCAFO. Madrid.

  • Nogal español
  • Castaño

    El color de la madera de albura es blanco amarillento, que al envejecer se hace más intenso llegando a tomar el tono de oro viejo. El duramen tiene un color tostado. La albura está claramente diferenciada del duramen. La fibra es ligeramente ondulada. El grano es medio.

    Debido a su contenido de ácidos tiende a acelerar la corrosión de los metales, este efecto se agudiza en presencia de la humedad. Además pueden aparecer coloraciones azul oscuro cuando la madera entra en contacto con materiales férricos debido a la presencia de taninos.

    Su nombre latino, Castanea, deriva del griego kastanon: castaño y éste a su vez de Kastana, ciudad del Ponto donde se cultivó este árbol desde tiempos remotos. Las castañas son muy nutritivas, pues en fresco contienen hasta un 40 % de hidratos de carbono (almidón), 25 % de grasas y algunas proteínas. La forma de prepararla es bien conocida, debiendo recordarse al asarlas tener la precaución de hacerles un corte para que no exploten; a veces se conservan peladas y secas, denominándose entonces castañas pilongas, que en otros tiempos se solían comer por cuaresma guisadas con anís, miel y aceite. Son algo indigestas, por lo que Galeno las desaconseja en su famoso tratado de dietética: «las castañas, sean cocidas, asadas, o aun tostadas, son siempre malas, y mucho más si se comen crudas». Casi todos los órganos del castaño son ricos en taninos, motivo por el cual se han empleado la corteza, leño, cáscara de las castañas, etc., para curtir las pieles y en medicina popular para detener toda clase de flujos, como en el tratamiento de la diarrea; se emplea para ello el cocimiento de la corteza y a veces de las hojas, que sirve también para tratar las inflamaciones de la garganta y para asentar los dientes, en forma de gargarismos. La madera de castaño es dura y pesada, aunque menos que la de roble a la que se parece mucho; es elástica, y muy duradera; se utiliza para exteriores en forma de postes y estacas, para chapas de revestimiento, para fabricar duelas en tonelería y en carpintería; para algunos las cubas o toneles hechos con madera de castaño son los mejores para el vino. Según don Máximo Laguna recibe a veces el nombre de caoba de Galicia por las variadas aplicaciones que encuentra en esta región española. Es poco apropiada para quemar y suministra un carbón de mala calidad, que se apaga al poco tiempo de encenderse. El castaño es un árbol de larga vida -se citan ejemplares milenarios- y de gran robustez y belleza, pese lo cual no es frecuente como ornamental; fue muy famoso un ejemplar muy ramificado del Etna conocido como Castaño de los Cien Caballos, porque se afirmaba que bajo su copa podía refugiarse un regimiento.

    Se usa para carpintería: puertas, ventanas, suelos; ebanistería, tonelería, construcción general, construcción naval, chapas para recubrimientos decorativos.

    Se encuentra en la cuenca mediterránea de Europa y de Asia. Algunos autores indican que también es autóctono en Japón, China e incluso América del norte.

    GUINDEO CASASÚS, A. GARCÍA ESTEBAN, L. (1997). Especies de maderas. AITIM. Madrid.
    LÓPEZ GONZÁLEZ, G. (1982). La guía de INCAFO de los árboles y arbustos de la península Ibérica. INCAFO. Madrid.

  • Castaño
  • Tropicales
  • Samba
  • Samba
  • Balsa
  • Balsa
  • Mansonia
  • Mansonia
  • Mongoy
  • Mongoy
  • Okumen
  • Okumen
  • Palo rojo
  • Palo rojo
  • Bubinga
  • Bubinga
  • Teca
  • Teca
  • Wengué
  • Wengué
  • Caoba
  • Caoba
  • Etimoe
  • Etimoe
  • Ipé
  • Ipe
  • Iroko
  • Iroko
  • Sapelly
  • Sapelly
  • Zebrano
  • Zebrano

Referencias bibliográficas:

  • SOLER BURILLO, M. (2006). Mil Maderas. Editorial UPV. Valencia.
  • GUINDEO CASASÚS, A. GARCÍA ESTEBAN, L. (1997). Especies de maderas. AITIM. Madrid.
  • LÓPEZ GONZÁLEZ, G. (1982). La guía de INCAFO de los árboles y arbustos de la península Ibérica. INCAFO. Madrid.
  • JACKSON, A; DAY, D. (1993). Manual Completo de la Madera, la Carpintería y la Ebanistería. Ediciones del Prado. Madrid.